El futuro tiene forma de dron

con No hay comentarios

Los drones han llegado para quedarse, desde los modelos más sencillos hasta los complejos, capaces de ser controlados a decenas de kilómetros. Y tan variadas como sus formas son sus aplicaciones: reparto a domicilio, internet desde el aire, mantenimiento y vigilancia, ataques selectivos, grabación,… A continuación hacemos un pequeño repaso de tres de ellas:

Reparto a domicilio
El desarrollo de drones para el reparto a domicilio es quizás la aplicación de la que más se escucha. Su principal impulsor ha sido Amazon, aunque otras empresas como UPS también se encuentran desarrollando tecnología similar.

En el caso de Amazon, durante los últimos años, ha estado trabajando en tecnología de drones a través de su iniciativa Prime Air con el objetivo de entregar productos a hogares de clientes sin depender de las compañías de logística.

Una vez que un cliente hace un pedido, esos artículos se empaquetan, entregándolo a la casa de un cliente en 30 minutos.

En la actualidad, el proceso de entrega de drones de Amazon requiere que la compañía construya un almacén para servir a un área en particular. Dentro de ese almacén hay una selección de productos ligeros que la empresa vende a través de su página web. Una vez que un cliente hace un pedido, esos artículos se empaquetan en una caja que el dron puede llevar, entregándolo a la casa de un cliente en 30 minutos.

Sin embargo, nos encontramos aquí con el principal inconveniente de los drones, que es su limitada autonomía. Esto obligaría a Amazon a construir un gran número de almacenes o a limitar su rango de distribución.

Ante esta problemática Amazon, en lugar de buscar la solución en la tierra, parece estar mirando hacia el cielo, donde se plantearía situar almacenes flotantes, los “airborne fulfillment center” (AFC). Al igual que sus alternativas terrestres, las AFC sería el hogar de un inventario de artículos que Amazon vende a través de su mercado en línea. Los nuevos artículos se añadirían a los AFC con la ayuda de un transbordador que transportaría productos hacia (y desde) el dispositivo. Una vez recibido un pedido, se equiparía un dron con los productos deseados, y éste descendería del dirigible y entregaría los artículos al cliente.

Dron Amazon Prime Air

Estos AFC se situarían a alturas de unos 45.000 pies (aproximadamente 14 kilómetros), lo que está fuera del rango de alcance de los drones que Amazon está probando. Por tanto, al no poder plantearse su vuelta autónoma, los drones volverían a una instalación en tierra, donde serían colocados en un transbordador y devueltos a la AFC.

Reparaciones y vigilancia: Red eléctrica

Dron de mantenimiento red eléctrica
Otra aplicación de esta tecnología se encuentra en tareas de reparación, mantenimiento y vigilancia. Concretamente, en una nueva forma de revisar el estado de la red eléctrica de alta tensión como complemento a las inspecciones con helicópteros.

Con el uso de drones, se aumenta la seguridad de los técnicos que tenían que subir a las torres a revisar las líneas de alta tensión porque ahora evitarán las alturas y el riesgo eléctrico que comporta este trabajo. También se produce una mejora en la calidad gracias a las imágenes de alta definición que permiten que varias personas puedan evaluar a la vez posibles errores.

Los drones permiten ver puntos de difícil acceso de las líneas eléctricas sin tener que interrumpir el servicio

Los drones están equipados con cámaras de alta resolución que permiten ver puntos de difícil acceso de las líneas eléctricas sin tener que interrumpir el servicio a los clientes, al contrario de lo que pasa cuando los técnicos hacen las revisiones manualmente. Estos drones pesan entre dos y cuatro kilos y miden 75 centímetros de largo con una estabilidad en pleno vuelo gracias al GPS, lo que permite tomar imágenes de alta calidad a la vez que pueden ser teledirigidos a tres kilómetros de distancia.

Programas de ataques con drones
Sin embargo, es quizás la aplicación militar la que más polémica ha levantado y sobre la que más se ha escrito.

Desde 2004, el gobierno de los Estados Unidos ha atacado a miles de blancos en el noroeste de Pakistán y la frontera afgana utilizando drones controlados por la División de Actividades Especiales de la CIA.

General Atomics MQ-1 Predator

Los daños colaterales de estos ataques son elevados ya que la gran mayoría de las personas afectadas no corresponden con los objetivos deseados, aproximadamente el 13% de muertes siendo los objetivos previstos, el 81% siendo otros militantes y el 6% civiles.

Álvaro Blázquez
Universidad Politécnica de Madrid

Dejar un comentario